martes, 4 de febrero de 2014

El Win.

Ese. Que se ocupa de gastar el pasto
de las esquinas a las que pocos llegan.
Ese. El puntero de la mejor droga:
el centro de gol.
Ese cocinero del centro a la olla.
Ese. Ojo con ese.
Lateral infame.
No le des un metro porque dispara.
Frío. Y se va.
A esa esquina perdida del barrio rival.
A entregarle el gol a esa hinchada
que sabe que antes del hambre está la desdicha.


Y pucha que si no lo sabe igual festeja.

Ilustración de Pawel Kuczinski

Cae.

Oh lenta comba pajaritos árboles de fondo y algún grito.
Ancestral. De fantasmas.
Oh lenta comba centro al área esperamos la caída cuelga el mentón.
Rechazo, despedida, golpe sincero al corazón.
El sol se amarilla como vos, gotas de sudor. Dolor que no chilla.
Tomados del brazo no me suelto del temblor.
Nadie cobra nada. Así es el amor.
Oh lenta comba.
Envenenada vas cayendo
y yo.
Y yo.
Y yo.



 Pintura de Rocambole