martes, 4 de febrero de 2014

El Win.

Ese. Que se ocupa de gastar el pasto
de las esquinas a las que pocos llegan.
Ese. El puntero de la mejor droga:
el centro de gol.
Ese cocinero del centro a la olla.
Ese. Ojo con ese.
Lateral infame.
No le des un metro porque dispara.
Frío. Y se va.
A esa esquina perdida del barrio rival.
A entregarle el gol a esa hinchada
que sabe que antes del hambre está la desdicha.


Y pucha que si no lo sabe igual festeja.

Ilustración de Pawel Kuczinski