miércoles, 31 de diciembre de 2014

Reber Pleit.

Recuerdos de una tarde en Núñez. Dedicado al Pato Ferreira. Y a Juanpa Drescher.


Núñez está rodeado de fantasmas, busco la entrada en la claridad. Ajusto auriculares como armas, pues mi mente está caldeada y hervirá.

Miento a un policía que desafía, yo desafío un poco más. Miento, que era lo que te decía? Se distrae, puedo pasar.

Una dosis fuerte en los oídos, es rocanrol siempre lo ha sido, hago que no escucho gritos y silbidos, y voy. Ahí voy.

En el chico juega el Pato un pibe del barrio. En Reber Pleit un circo organizado. Me encierran en un palco V.I.P soy invitado. Es peor que una pecera con peces ahogados.

De souvenir un azúcar con el escudo del cuadro. Del resultado ni idea no importa demasiado. Se terminó el folklore de vino, Faso y asado, cuando escucho cánticos antibolivianos.

No se salvan peruanos, putas y homosexuales, no se callan ni aunque lo pida el altoparlante. Es un enchastre de los Borrachos del tablón, suben el volumen de la canción.


El partido termina con jugadores cabizbajos, el racismo en las tribunas me hace un tajo. Sentencio todo con un gargajo, "en plena estupidez sentimental".