martes, 21 de mayo de 2013

Sin título


De José Ignacio Lucas Nieto, mi viejo.

Las piernas bien arriba.
La cabeza más arriba.
El cuerpo preparando,
fijando en el pastito,
bien verde concentrado.
Calentando seguro
de amor
lo que defiende.

Saludando con brazos
que acarician la tribuna.
Yendo a cada una
con respeto seguro
por el otro que transpira
los mismos entreveros.

Abrazando la redonda
que se ríe allá en el fondo.
Sin gestos de derrota
con rabia y energía.
Volvamos a empezar.
¡Volvamos a empezar!
Que aún la tarde tiene ganas
no se rinde por brillar.